jueves, 9 de febrero de 2012

La huella de Tàpies en el Camino

Mientras asciende la dura cuesta que nos une Xerta con Gandesa, el peregrino se topa casi derepente con esta escultura jacobea. En medio de la casi nada, sin poblaciones alrededor y tras una etapa muy natural, la escultura es un golpe de efecto y un ánimo para el caminante, al que le recuerda que ni es el primero, ni el último que pasa por allí y le empuja hacia delante.
Esta escultura es obra de Tàpies, cuya segunda vivienda se ubica aquí al lado. Todo un regalo al Camino del Ebro.